domingo, julio 06, 2008

“Tiempos de Gloria”. (3ª parte)

Mensaje de Rosalia: “Tiempos de Gloria”. (3ª parte)
Canalizado por María José Ribas, 30 de junio de 2008
www.espiraldorada.es
Queridos hermanos y hermanas, ¡querida Familia! Os habla nuevamente Rosalia desde lo más profundo del Corazón de Lemuria gozosa de poder comunicarme con vosotros en estos tiempos de Gloria!!
Hoy finalmente voy a desvelaros una importantísima información que muchos de vosotros llevabais esperando desde hace muchísimo tiempo.
Mi canal está nervioso pensando que quizás está imaginando todo lo que está trascribiendo en estas páginas, temerosa de poder tergiversar con su mente esta información tan esperada especialmente para ella.
Hace mucho tiempo de ello cuando decidió venir a este planeta para poder llevar a cabo tan importantísima misión.
De ella y sólo de ella han dependido importantísimos acontecimientos que ya han sucedido y que posibilitan la tan ansiada venida de vuestra querida familia estelar.
Sabemos que ella está nerviosa pensando en la trascendencia que pueda tener desvelar al respecto determinada información. Hasta ahora todo se ha hecho en el “oscuro silencio” para preservar tales acontecimientos de interferencias externas que pudieran afectar al Plan de la Luz; pero si en estos momentos estamos empezando a hablar ya de ello es debido a que la oscuridad ya no reina en este planeta.
Su trono ha sido ya derrocado y desplazado por el trono que brilla en el Universo como la más brillante estrella de luz que jamás haya existido.
La tierra es ahora la portadora de la esencia de la más refinada luz que haya existido jamás.
La tierra alberga ahora en su seno el Trono de la Luz, la sede de todo cuanto ES Y SERÁ.
Quizás todo ello ahora suene un tanto extraño pero pronto entenderéis lo que ello significa queridos míos.
La tierra es la perla más refinada de la creación que pronto va a resplandecer junto a todos sus hijos y la vida que en ella habita.
Queda ya muy poco tiempo para que vuestra familia estelar se pose amorosamente sobre los brazos de vuestra querida Madre tierra. Ella los está esperando con los brazos abiertos. Está ansiosa de recibirlos en su seno y hacer de ellos también sus amadísimos hijos.
Sólo quedan nueve días para que se clausure una etapa que ha sido importantísima para el Plan de la Luz. Pasados estos nueve días el planeta entero va a empezar a prepararse para la tan ansiada venida para muchos y temerosa para unos pocos que no desean que su tiempo de poder y dominación sobre el planeta acabe.
Como hemos dicho antes, el mal ya no reina sobre la tierra y al referirnos a ello hablamos de la raíz que permitía que ellos anidaran en el que es un precioso planeta de brillante Luz.
La “semilla del mal” ha sido ya erradicada de la faz de la tierra.
¡¡¡El corazón de la tierra ha sido ya liberado!!! Y ello significa queridos míos que la tierra puede ya comunicarse abiertamente y sin interferencias con sus amados hijos.
Ahora ya solo queda acabar de “barrer los escombros” que esta civilización de oscuridad que ahora abandona este planeta ha dejado.
“Barrer los escombros” es sencillo y nada ni nadie podrá ya impedirlo.
Y es en este proceso de limpieza en que estáis inmersos queridos míos.
Debéis saber que “la semilla del mal” arraigó individualmente en cada uno de vosotros hace eones, desde el momento en que vuestras almas fueron capturadas en este planeta por los seres que ahora se están marchando.
“La semilla del mal” arraigó en vuestro interior impidiendo que cada uno de vosotros, queridos trabajadores de la luz, os alinearais con vuestro Plan Divino. Venías vida tras vida dispuestos a lograrlo pero la lucha era difícil, el mal tenía un Plan que tuvo éxito hasta ahora.
Es por ello que vuestra querida Madre decidió venir a rescataros en estos tiempos difíciles para todos.
Tened por seguro queridos que os lo merecéis.
El Amor, la más pura y refinada energía del Amor que constituye vuestra esencia, es lo que os llevó a venir encarnación tras encarnación para llevar a cabo con éxito el Plan.
Jamás os habéis rendido queridos jamás!! Y ello os honra profundamente.
El Universo está orgulloso de vosotros y se rinde a vuestros pies por el Gran Servicio que habéis prestado.
Por ello vuestra Madre viene en vuestro rescate. Ha venido para liberaros. Ha venido para desterrar de este planeta la “semilla del mal” que tanto sufrimiento os ha traído.
Y es por ello queridos en que finalmente podréis llevar a cabo con éxito vuestras misiones en esta vida y en este planeta.
Son tiempos de Gloria amados míos. Tiempos de reconocimiento de todo vuestro esfuerzo y de recompensa por todo el sufrimiento que habéis experimentado en este planeta por el profundo Amor que os mueve hacia toda la Creación.
Sólo eso queridos, tened por seguro que EL MOMENTO YA HA LLEGADO.
Con todo mi más profundo Amor.
Vuestra querida hermana Rosalía.