sábado, julio 12, 2008

M E R K A B A H


Merkabah es un término que, traducido del hebreo, significa “carro”. En egipcio antiguo (18th dinastía) significa MER: campo rotatorio de luz KA : espíritu y BAH: cuerpo.

Así pues, Mer-Ka-Bah es el campo luminoso contra-rotatorio que rodea al cuerpo y al espíritu, y que constituye un vehículo, un vehículo espaciotemporal. La mer-ka-bah es un cuerpo de luz de 18 metros de diámetro que rodea nuestro cuerpo. Este verdadero cuerpo de luz se activa cuando volvemos a recordar como tomar el prana del Universo.

La meditación mer-ka-bah se basa en volver a recordar la verdadera respiración, aquella que nos conecta con la unidad de la vida, y nos provee el vehículo de luz para relacionarnos más profundamente con Dios.

Respirar es ser más conciente de la vida que nos rodea. Cuando el ser humano vivía en la época de la Atlántida, podía respirar concientemente con la glándula pineal (tal como lo hacen todos los delfines y ballenas). Este tipo de respiración, que es esférica, toma el prana a través de la parte superior de la cabeza y también desde abajo, desde el perineo, a fin de que la energía penetre por arriba y por debajo de nuestro cuerpo. Entonces el prana se une con el corazón y de esa manera se conecta con la red cristalina que rodea nuestro cuerpo, activando la mer-ka-bah.

Con la práctica regular de esta meditación se logra crear la conexión para acceder a la cuarta dimensión de conciencia, donde nuestro amor y pensamiento se materializan.

Otros beneficios de esta meditación son:

-Sincronización de los dos hemisferios cerebrales.

-Protección.

-Apertura del corazón.

-Elevación de la frecuencia vibratoria, que genera mayor claridad emocional, disolución de los miedos psicológicos y mayor rendimiento físico.

Bernardo Wikinski